El señor Jorge Galleguillos

    Mi intención de cruzar Los Andes por el paso San Francisco, se vino abajo unos días antes de mi llegada a Copiapó, la ciudad chilena separada por 300 Km. de ese paso. Mi gran amigo Germain Herrera, residente en el propio Copiapó, me comunicó que debido a un temporal, y a los destrozos causados por el mismo en el destacamento aduanero chileno, se encontraba cerrado. Por ese motivo tuve que echar mano de mi segunda opción, el paso Jama. Este se encuentra al norte de Chile, lo que implicaba tener que hacer 900 Km. extras, y además en una sola jornada. Pero antes de partir hacia el norte, Germain me tenía preparada la siguiente sorpresa.

dav

  El nombre de la mina San José, a unos 30 Km. de Copiapó,  quizás no te suene de nada, pero seguro que si haces un poco de memoria recordarás un hecho que sucedió  allí en el año 2010. A primeros de agosto de ese año se produjo un derrumbe que dejó enterrados a 33 mineros, hasta pasados varios días no se despejó la duda de si seguirían con vida o no. El día 22 de ese mes lograron comunicarse con el exterior y mandar la famosa frase “estamos bien en el refugio los 33”. Durante casi 2 meses desde el exterior se intentaron diferentes formas de rescatarlos, por fin el día 70  se logró extraerlos, uno por uno, a los 33. Aquel rescate fue televisado en directo a todo el mundo, y la imagen del “Campamento Esperanza” se hizo familiar.

germain

Germain

 

dav

germain

   A esa mina me llevó mi amigo Germain y me presentó a un hombre, llamado Jorge Galleguillos. Mi sorpresa fue grande cuando aquel hombre me dijo que  él fue el minero número 11 en salir a la superficie. Con gran amabilidad fue respondiendo a mis preguntas, y pude conocer otros muchos detalles que amablemente me comentó. Para mi fue una experiencia única escuchar aquella increíble historia, contada por boca de uno de sus protagonistas. Según sus propias palabras, que sobrevivieran los 33 se debió a la esperanza, el compañerismo y a que en ningún momento durante aquellos 70 días, ni en un solo minuto, llegaron a peder la fe, ni en Dios, ni en ellos mismos, ni en toda la gente que desde el exterior intentaba su rescate.

                                                                                                                                     Copiapó (Chile) 26-10-2017

Germain